PLATOS PRINCIPALES

ALBÓNDIGAS DE PAVO

Junio 16, 2019
ALBÓNDIGAS DE PAVO

Quién no ha disfrutado alguna vez de las albóndigas de una madre. Y esas no hay dinero que las pague, sobre todo con una buena salsa de tomate y pasta.

Para aquellos que seguís añorando esta receta, y por razones varias ya no la podéis o queréis comerla, he intentado hacer algo, que no es para nada lo mismo, pero que puede cubrir un poco ese antojo.

ALBÓNDIGAS DE PAVO

This image has an empty alt attribute; its file name is 20190430_081453-1024x576.jpg

Ingredientes

Para la albóndiga

  • 500 gramos de pavo fresco
  • harina de trigo sarraceno según necesite la mezcla
  • 1 huevo
  • sal marina sin refinar al gusto
  • condimentos: pimienta negra, orégano, y albahaca.

Para la salsa

  • 2-3 dientes de ajo pelados y picados
  • 5 zanahorias
  • curry en polvo
  • sal marina sin refinar al gusto
  • aceite de oliva virgen extra

Elaboración

Picamos el pavo; lo podemos hacer manual con un cuchillo, o con la termomix con un corte rápido pero corto (para que no quede demasiado deshecho) o se lo podemos pedir en la propia carnicería.

Una vez picado de añadimos los condimentos que queramos. En este caso le añadí un poquito de pimienta negra, orégano y albahaca.

Mezclamos bien el pavo con los condimentos y lo dejamos macerar en la nevera un par de horas. Además, con la mezcla fría es más fácil de manejar luego para hacer la forma de la albóndiga.

Durante este tiempo ponemos a calentar un poco de aceite en una sartén a fuego lento, y le añadimos el ajo picado. Una vez que esté un poco tostado le añadimos las zanahorias, peladas y picadas, junto con un poco de curry en polvo y sal marina sin refinar.

Dejamos que se haga a fuego lento, y tapamos la sartén para que el propio vapor de la cocción evite que se seque mucho la mezcla. Si aún así vemos que se pega a la sartén o se seca mucho, le vamos añadiendo un poco de agua caliente y rectificamos condimentos si es necesario.

Dejamos que se poche el ajo con la zanahoria durante 20-30 minutos. Comprobamos que la mezcla está bien hecha y la batimos, con una batidora o termomix.

En un bol ponemos el pavo picado y condimentado y le añadimos un huevo batido. Mezclamos bien los ingredientes y le vamos añadiendo poco a poco harina de trigo sarraceno hasta conseguir una masa densa y manejable para hacer la forma de albóndiga.

Con esta masa vamos haciendo la forma de albóndiga con las manos “bañadas” en harina, para poder manejar mejor la masa y que no se nos pegue. También lo podemos hacer con una pala de helado, para conseguir la forma redonda.

Repetimos el mismo proceso con toda la masa y vamos colocando las albóndigas en una bandeja de horno. La bandeja la podemos cubrir con un poco de aceite y harina por encima, o con papel de horno.

Ponemos las albóndigas en el horno, con calor por encima y por debajo, a 180 grados. El tiempo de horno dependerá un poco del tamaño de las albóndigas, pero más o menos 15-20 minutos. Es importante vigilar para que no se quemen.

Se pueden hornear con la salsa de zanahoria al curry, o se calientan a parte en una olla.

Se pueden congelar para servir otro día, o incluso se pueden guardar durante unos días en la nevera.

ALBÓNDIGAS-DE-PAVO para tus recetas terapéuticas

En esta ocasión acompañé las albóndigas con pasta de trigo sarraceno. Evidentemente no sabe igual que la pasta de trigo, ni la textura es la misma, pero es una buena opción para celíacos o intolerantes al gluten.

Otras opciones también podrías ser; pasta de lenteja roja, quinoa cocida, arroz, etc.

El objetivo de esta receta es comer carnes más magras y evitar el consumo exagerado de las carnes rojas, puesto que son carnes de tipo más inflamatorio, que pueden empeorar cuadros de patología crónica, dolores músculoesqueléticos de carácter inflamatorio, aumentar la probabilidad de padecer patología cardiovascular, de cáncer de colon, etc.

Además, los condimentos que acompañan esta receta tienen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes principalmente, que ayudan a completar el contenido terapéutico de este plato. Por otro lado, los condimentos en general siempre son una buena opción para evitar consumir tanta sal, y que nuestros platos estén igual de sabrosos.

Espero que os guste!!

Enjoy your meal!!

You Might Also Like

Sin comentarios

Responder