BLOG, DESAYUNOS, RECETAS

EL GRAN DILEMA DEL DESAYUNO

Febrero 18, 2015
granada

En nuestra sociedad actual hay un apego incondicional al desayuno “de siempre”. La mayoría de personas te contestarán a la pregunta; – ¿qué desayunas? – Pues lo típico…pues lo normal,…pues lo de siempre… Sin embargo, ese desayuno al que se refieren como “el de siempre o normal” lleva en nuestra sociedad muy pocos años. Por otro lado, si abrimos un poco los ojos, ese desayuno tan “normal” para ti, en otras partes del mundo resulta de lo más “anormal”.

En la alimentación asiática, por ejemplo, se desaconseja tomar cosas muy dulces y/o excitantes con el desayuno, puesto que provocan un pico elevado de glucosa en sangre que en poco tiempo vuelve a bajar y te pide más glucosa y más excitante. Todo ello, a la larga puede derivar en pérdida de minerales, acidosis tisular, síndrome metabólico, debilidad del sistema inmune, etc.

Independientemente de la importancia del desayuno para unos y para otros, el típico desayuno de; café con leche, cereales varios, galletas, pan de molde, etc., no es más que el resultado de creencias arraigadas, publicidad engañosa y marketing de grandes empresas de alimentación, donde no paran de anunciar deliciosos cereales, de todos los colores, sabores y formas, variedad de galletas, e innumerables leches enriquecidas en….etc. Nos inundan con miles de imágenes todos los días, haciéndonos creer que es lo mejor y facilitándonos la labor en la comida. El problema es que, cuanto más nos facilitan la cocina, más enfermamos….Hoy en día vivimos más años y cada vez hay más enfermedades.

Si hay chicos y chicas de 29 años tomando pastillas para dormir, personas de 37 tomando pastillas para el colesterol, miles de mujeres con problemas hormonales tomándose la píldora, niños y bebés que pasan todo el año enfermizos….algo estaremos haciendo mal.

Si os fijais un poco en los supermercados, las grandes empresas modifican y amplían su variedad de productos en base a la demanda, por competitividad de otras marcas y demás intereses. Si antes cualquier marca lechera te vendía su leche como “la más mejor”, ahora te ofrece una variedad de leches vegetales porque les importa tu salud… Entonces, ¿antes no les importaba?, no!!! Antes no había esa demanda. Y, ¿por qué hay esa demanda? Porque cada vez hay más enfermos, y cada vez la gente es más consciente, y entonces la gente empieza a demandar….. Si ahora hasta Karlos Arguiñano saca libros para hipertensos y otras patologías,…. Y añadido a todo esto, como las grandes empresas de alimentación tienen la necesidad imperiosa de vender, hacen lo que sea para que ese producto “alternativo” que han sacado al mercado sea de tu gusto; leche vegetal con sabor a cacao, con sabor avainillado… Tú pide, y se te concede!! Si te das cuenta y eres un poco curioso, miras las etiquetas y todas estas leches, productos light, panes de molde sin gluten…. contienen muchos aditivos. Y en cuanto a la leche, ellos conocen el gran apego que tenemos a tomar “un líquido blanco” por las mañanas, así que te darán todas las opciones posibles para que sea agradable al paladar y rápido de tomar.

En caso de necesitar esa “bebida blanca” matutina, lo ideal sería hacerla tu mismo, pero al ritmo al que vivimos hoy en día…complicado, no? Por eso, dentro de la oferta que hay intenta elegir lo mejor, “lo menos malo” como se suele decir, y adaptado a ti.

curcuma

La sociedad nos empuja a desayunar lo mismo, y todos los días del año. Sin embargo, lo ideal de un desayuno sería poder adaptarlo a las necesidades de cada uno, o a cada circunstancia. Si no comes lentejas todos los días, tampoco tienes porque desayunar lo mismo todos los días. Si hoy te has levantado cansado, con cistitis, con mocos, con tos…adapta el desayuno a tus circunstancias.

Desayuna saludable! Más allá de lo que te impongan los medios y la sociedad.
Algunas alternativas de desayuno para;

  • Síndrome metabólico: infusionado de jengibre con canela + pan germinado con jamón ibérico
  • Cistitis: un puñado de arándanos con jugo de medio limón batido con un vaso de agua + infusión de estigma de maíz + crema de amaranto o quinoa con orejones
  • Alergias: Infusión de rooibos + pan sin gluten con aceite de oliva virgen extra (macerado con ajo) con orégano
  • Deporte: Té kukicha con jugo de limón + crema de quinoa cocida, con sésamo, pasas, almendras…
  • Candidiasis: Infusionado de romero + tortilla de quinoa
  • Problemas respiratorios: insufionado de tomillo con miel casera + pan germinado o fermentado con ajo restregado
  • Menopausia: Té verde + pan de trigo sarraceno con tahín y semillas de lino molidas
  • Diarrea: agua con limón + crema de arroz con zanahoria y calabaza
  • Estreñimiento: dejar a remojo 2 ciruelas pasas toda la noche y tomar en ayunas el agua tibia de esas ciruelas + pan de psyllium (plántago) o semillas de lino con mermelada de higo seco sin azúcar
  • Desayuno antiinflamario: leche dorada (leche de arroz con cúrcuma, jengibre y canela) + crema de arroz integral con jengibre, clavo y canela
  • Otros: rooibos, leches vegetales (hervidas) con condimentos varios + huevos duros de codorniz, tostadas de pan fermentado con tomate, tortitas de arroz integral con aguacate, limón y pasas, crakers de sésamo y sarraceno,…..

Todo esto igual resulta difícil a primera vista, y sobre todo con el poco tiempo que tenemos. Una forma de solucionarlo es organizando tu alacena y tu cocina, o planificar el desayuno con antelación. Se puede también preparar una crema de cereales para varios días y simplemente calentar por la mañana, congelar el pan hecho en rebanadas y sacar lo necesario la noche anterior para el día siguiente, etc. Como todo en la vida, es cuestión de organizarse, y el resto dependerá de nuestras prioridades…

Algunas de estas recetas las iré publicando, y si teneis alguna petición en especial y puedo ayudaros, me decís 😉

Enjoy your meal!!

You Might Also Like

Sin comentarios

Responder