BLOG, Yoga

No soy bipolar, soy cíclica

Junio 26, 2016
ovulación

La vida en sí misma es cíclica; vivimos con el ciclo lunar, el ciclo circadiano, el ciclo celular, el ciclo estacional del año….y el ciclo menstrual. Al contrario de lo que se suele pensar muchas veces, la mujer no es bipolar, también es cíclica. Y por ello, según el momento del ciclo en el que se encuentre, puede experimentar cambios emocionales, bioquímicos y energéticos totalmente distintos.

El ciclo hormonal condiciona la vida de la mujer, y no tiene porque ser un condicionamiento negativo como se suele creer. Nuestro ciclo puede ser una ventaja o una gran desventaja dependiendo de cómo se entienda y se gestione. Es una auténtica ventaja desde el momento en que nos permite crear vida, pero también lo es cuando conocemos y tomamos consciencia de nuestro ciclo y nos beneficiamos de él (potenciar nuestra creatividad durante la preovulación, darnos el permiso de descansar durante la menstruación, conocer nuestros días fértiles, etc.). Por otro lado, la desventaja es que hoy en día, con todos los condicionantes sociales, nutricionales, medioambientales y hormonales que tenemos a nuestro alrededor, pueden influir negativamente sobre las fases de nuestro ciclo, haciendo de él una auténtica pesadilla para muchas mujeres; con grandes sangrados, mucho dolor, ciclos irregulares, bajones emocionales, etc.

Encontrar el equilibrio es fundamental para la salud e inmunidad de la mujer. Conocer nuestro ciclo y tener una menstruación sana es un indicativo de nuestro estado de salud general.

A lo largo de cada fase del ciclo menstrual se produce una secuencia de liberación de hormonas que juegan un papel vital en la salud y bienestar de la mujer, y pueden hacer que el ciclo se desarrolle de forma normal o que se convierta en un auténtico caos.

bipolar

Nuestra actitud y gestión sobre el ciclo  dependerá en parte del conjunto de nuestra historia personal, nuestra historia familiar, nuestra educación, nuestro desarrollo, nuestra alimentación y nuestra relación con el medio. Todo ello y mucho más va a condicionar la evolución del mismo.

Al contrario de lo que muchas mujeres puedan pensar o sentir, el ciclo y sobre todo la fase premenstrual y menstrual,  no tendría porque suponer un suplicio ni un drama. La naturaleza  nos concedió la virtud de crear vida, pero no para sufrir por ello. Sin embargo, cada vez hay más mujeres que padecen las consecuencias de estos desajustes hormonales. Algunas de las causas son; la toma de píldoras anticonceptivas, los agentes xenoestrógenos del medio ambiente (dentro y fuera de nuestro hogar), el sedentarismo, los malos hábitos alimenticios, etc.

Una regla dolorosa, traumática, con ciclos irregulares,…NO ES LO NORMAL NI LO FISIOLÓGICO, aunque por desgracia sea lo más común hoy en día.

En un ciclo menstrual normal la producción de progesterona y estrógenos está en equilibrio, y por lo tanto, cuando este equilibrio se rompe se pueden desencadenar alteraciones físicas, bioquímicas y emocionales que normalmente se desencadenan durante la fase premenstrual, lo que se conoce como Síndrome Premestrual (SPM).

ciclo menstrual

El SPM está relacionado con la disminución de progesterona y aumento excesivo de estrógenos, y esto afecta a un gran número de mujeres hoy en día y resulta un problema de salud a nivel mundial.

Algunos de los síntomas físicos y psicológicos que pueden experimentar la mujer cuando sufre trastornos del ciclo son;

  • Dolores de cabeza
  • Fatiga y cansancio excesivos
  • Ansiedad y/o depresión
  • Calambres
  • Retención de líquidos
  • Acné
  • Dolores músculoesqueléticos
  • Pérdida de líbido
  • Etc.

Conoce más en; http://www.fisiogenomica.es/2012/10/trastornos-hormonales.html

Aparentemente y de manera más genérica, cuando se habla de ciclo menstrual hablamos sobre todo de la menstruación, sin embargo ésta es simplemente la parte “visual” del mismo y una parte muy pequeña, si hablamos de en una mujer con un ciclo normal. El ciclo reproductor femenino es mucho más que esos días de sangrado, es el conjunto de 4 fases principales, con todos los cambios físicos, bioquímicos y  emocionales que implica cada uno.

Puedes conocer mejor sobre el funcionamiento hormonal de tu ciclo en este video;

Por fases tenemos;

La MENSTRUACIÓN.

Se corresponde con los días de sangrado, y sería el equivalente con el “invierno interior” y la luna nueva. La mujer se siente más triste, apática, melancólica, sensible al llanto, incomprendida, agotada, etc. Es una forma de limpiar, tanto las toxinas como las emociones.

A nivel fisiológico, durante este período la mujer expulsa por la vagina un óvulo maduro que no fue fecundado, junto con sangre y otros deshechos procedentes del útero. Los niveles de progesterona y estrógenos disminuyen, y si la bajada es muy acusada puede aparecer dolor, cansancio, apatía… La superficie del endometrio se rompe y se libera en un fluido de sangre que va desde el interior del útero hasta la vagina.

En estos días te conviene tomar alimentos depurativos, que te acompañen durante los días de “limpieza”. Verduras y hortalizas amargas (endibia, alcachofa, ajo, cebolla,….), antioxidantes (granada y frutos rojos, calabaza, remolacha,…), alimentos ricos en L-triptófano para paliar el bajón anímico (semillas, frutos secos, cereales integrales), etc.

A diferencia de otras culturas en las que la mujer recibe todos los cuidados y descanso necesario durante estos días, la exigencia laboral y personal de nuestra sociedad nos “obliga” a estar al 100% las 24 horas, los 30-31 días del mes. Sin embargo, esta fase debería ser una fase de descanso, donde se practique la respiración consciente y la meditación, que ya es una fase introspectiva, reflexiva, y un buen momento para parar, evaluar y conectar con nuestro interior.

En Yoga se aconsejan posturas supinas, como Supta Baddha Konasana (postura de mariposa tumbada) que ayuda a relajar la zona del abdomen aliviando las tensiones que pueda haber. Podemos combinarlo con estiramientos hacia adelante (Janusirsásana) con soporte en abdomen y cabeza para calmar el cerebro y relajar el abdomen. Estarían contraindicadas las posturas invertidas para dejar que el flujo menstrual se elimine correctamente y no dificultarlo.

La PRE-OVULACIÓN o FASE FOLICULAR.

Se corresponde con los días posteriores al sangrado hasta el momento de ovulación. Sería la “primavera interior” y la luna creciente. Son días de creatividad, actividad, renovación, dinamismo…la mujer se siente más contenta y positiva, más guapa y según se acerca la ovulación más receptiva. Es un buen momento para materializar ideas, crear proyectos, tomar decisiones, empezar alguna práctica deportiva, etc.

A nivel fisiológico, cuando termina la menstruación los niveles de estrógenos y progesterona aumentan rápidamente así como nuestra sensación de energía. Uno o más de los miles de óvulos no desarrollados en el cuerpo de la mujer comienza a desarrollarse a partir de una señal enviada desde la glándula pituitaria por la hormona de estimulación folicular (FSH) y hay un aumento progresivo de estrógenos (hormona femenina importante para la fertilidad y que mejora el desarrollo del interior de útero) ordenando a las células ubicadas en la entrada del útero para que produzcan mucosa (indicador natural de la fertilidad).

Durante estos días es interesante nutrir tu cuerpo con alimentos ricos en omega 3 (pescado, semillas, frutos secos, verduras de hoja verde,…), en ácido fólico (cereales integrales, legumbres, huevos caseros, aguacate, etc.), en hierro (carnes, espinacas, brécol, huevo,…), en antioxidantes (cúrcuma, calabaza, zanahoria, etc.), vitaminas del grupo B, etc.

En la práctica del Yoga se aconsejan posturas como el puente o setu Bandhasana y Baddha Konasana o la mariposa, que son posturas que flexibilizan la zona lumbar y favorecen la apertura de la pelvis, estimulando así la función de los órganos abdominales y el aparato reproductor femenino, que se está preparando para la ovulación.

puente

Estas posturas además aportan equilibrio al sistema endocrino, estimulando la función de la glándula pituitaria y el hipotálamo para la producción de las hormonas FSH y LH.

Antes de la ovulación se recomiendan también técnicas de respiración como Viloma I o respiración alterana, y  Antara Kumbhaka (“retención del aliento”). Estas técnicas te ayudan a gestionar la energía para el momento de la ovulación.

La OVULACIÓN.

Es el “verano interior” y la luna llena. La mujer está en su máximo esplendor, se siente guapa, radiante, expresiva, vital, muy receptiva y especialmente fértil.

ovulación

A nivel fisiológico es el momento en el que se libera la hormona Luteinizante (LH) y la hormona folículoestimulante (FSH), que permite que los óvulos se desarrollen en el ovario, mientras que la LH estimula la produción de óvulos que luego entran en la trompa de Falopio.

Durante esta fase el cuerpo está listo para concebir, por lo que es necesario cierta cantidad de progesterona (pro-gestar) para que haya un correcto funcionamiento del ciclo, pero esto no siempre se consigue, y parte de este problema es a consecuencia de la hiperestrogenia que hay a nivel mundial, ya que el aumento de estrógenos favorece la bajada de progesterona.

Los alimentos recomendados durante esta fase son muy similares que durante la preovulación; alimentos ricos en ácido fólico (verduras de color verde, aguacate, legumbre, huevos, cereales integrales,..), omega 3 (pescados, semillas, frutos secos,…), antioxidantes y betacarotenos (calabaza, zanahoria, cúrcuma,…), enriquecidos en hierro (carne, brécol, huevo, …)

Las posturas de yoga más recomendadas durante la ovulación son similares también a la de la preovulación, y favorecen la apertura de la pelvis aumentando la energía sobre la zona y mejorando las condiciones de fertilidad de la mujer. Además, el hecho de trabajar la respiración y regular tu sistema nervioso central, eso hace que bajen los niveles de estrés y mejore las condiciones de fertilidad. También puedes informarte sobre el “yoga hormonal”, desarrollado por la brasileira Dinah Rodrigues, y que dirige su práctica a todo tipo de desajustes y alteraciones del ciclo, así como la mejora de la fertilidad en la mujer.

La PREMENSTRUACIÓN, FASE LÚTEA O POSTOVULATORIA.

ciclo menstrual 1

Coincide con el “otoño interior” y la luna decreciente. Son los días previos a la menstruación y posteriores a la ovulación. El nivel de energía disminuye y estamos más tranquilas; caen los niveles de estrógenos y testosterona mientras aumenta la progesterona

Si hay algún desajuste hormonal los últimos días de esta fase es cuando normalmente la mujer siente síntomas relacionados con el SPM, cuando la pareja dice que no te soporta.

Fisiológicamente el óvulo viaja por la trompa de Falopio hacia el útero y si no es fecundado por un espermatozoide  la superficie del endometrio no se necesita y la mucosa se necrosa y se expulsa hacia el exterior, cuando se produce la menstruación y comienza de nuevo el ciclo.

Los alimentos aconsejados durante este período En estos días te conviene tomar alimentos ricos en triptófano para paliar la apatía, el mal humor, etc. Ej; pescado (principalmente azul), huevos, legumbres, frutos secos, semillas (sésamo, girasol,..), cereales integrales, etc.

Durante esta fase está muy recomendado la práctica del yoga hormonal, ya que puede ayudar a paliar los síntomas del síndrome premenstrual, así como posiciones de kundalini yoga para aportar equilibrio al organismo; el arado, la rana, flexiones de columna, extensiones de piernas, etc.

Después de conocer un poco del funcionamiento de tu ciclo menstrual, en caso de sufrir un desajuste importante se recomienda visitar a un especialista que te oriente de forma personalizada. Existen tratamientos manuales de suelo pélvico, miofascial biodinámica, osteopáticos, etc. que pueden paliar los síntomas, así como pautas nutricionales personalizadas que te ayuden a conseguir un funcionamiento normal de tu ciclo.

Si quereis más información sobre el tema podeis consultar el blog de http://www.fisiogenomica.es/  de Itziar González De Arriba, que tiene en proceso publicar su siguiente libro; “TRASTORNOS HORMONALES DE LA MUJER, SU INFLUENCIA EN LA SALUD Y EN LA PATOLOGÍA OSTEOMUSCULAR”

Vivir en sintonía con tu ciclo puede hacer que te sientas más feliz y vital!!

You Might Also Like

2 Comentarios

  • Reply Salemita Junio 27, 2016 at 11:20 am

    Estupendo post, muy visual y claro!!! Gracias Flo!!!!

    • Reply florinda Junio 29, 2016 at 7:25 am

      Gracias Sale!! 😉

    Responder